Editorial – 2016 – Volumen 2

Editorial – 2016 – Volumen 2

Monica Biaggio. “Quisiera ser un cisne”. Eol- AMP

Monica Biaggio. “Quisiera ser un cisne”. Eol- AMP

Flory Kruger.
Presidente de la FAPOL

El número uno de una publicación, habla de una necesidad. El número dos, de la necesidad de su persistencia. No se trata solamente de una continuidad previsible. Dos es mucho más que el doble de uno y más que la serie lógica de los números. El diálogo del uno que se dirige a otros, se encuentra en la serie con el dos y promete más secuencia, frecuencia del contacto, acumulación e intensificación. Por ello, a la celebración del primer ejemplar se agrega la del segundo que, más que sumar, potencia.

La cultura constituye un lujo de lo humano, pero un lujo peculiar, porque no se trata de un exceso sino de aquello que nos constituye como humanos. La condición humana es angustia, conflicto y posibilidad de nuevos arreglos con lo real.

Somos hablados cuando creemos hablar y sentir. Trabajar con este discurso que nos viene dado es nuestra alternativa, son nuestras marcas, es lo que nos ilumina, es el empeño y el esfuerzo de la Orientación Lacaniana. El lujo del lenguaje es el lujo inevitable de una falta, de una ausencia, de un conflicto.

La FAPOL es una creación auspiciosa por tener una posición convocante, por su apertura y por sus propósitos: difundir, defender y promover el desarrollo del Psicoanálisis en América latina; ocuparse del abordaje de temas que afectan a la realidad efectiva de nuestra época; promover la reunión y la discusión abierta de problemas con los cuales se enfrenta el Psicoanálisis en la actualidad, buscar y tratar de encontrar posibles soluciones; procurar el intercambio tanto en el campo teórico como en el de la Acción Lacaniana directa.

Jacques Lacan no vivió en el Siglo XXI, pero sus textos se han adelantado a la época, de forma tal que tienen toda su actualidad. Su enseñanza permanecerá viva siempre y cuando, nosotros la pongamos en juego a la luz de los problemas actuales, sosteniendo una actitud abierta, interrogativa y examinadora. De no ser así, el Psicoanálisis dejará de ser lo que es.

Los procesos contemporáneos son vertiginosos y resulta difícil pero imprescindible conocerlos, enfrentarlos, comprenderlos y finalmente incorporarlos. Lacan no alcanzó a ver muchos de ellos, pero sus teorías los avizoraron. Nos queda, y no es poco, no soslayarlos. Cada concepto requiere ser redefinido, readecuado, tal vez transformado, buscando lo nuevo, sino corremos el riesgo de transformarlo en un saber muerto. Ser un psicoanalista lacaniano exige este desafío.

La Orientación Lacaniana se enfrenta a cúmulos de procesos nuevos: toda suerte de cuestiones de género, deseos que ya no se reprimen ni en los actos más íntimos ni en su exhibición en el espacio social, y que afectan incluso, las decisiones políticas de los Estados.

Lo de dentro está fuera, combatiendo contra prejuicios y sanciones morales y aún, a veces, con lo policial y lo jurídico. Lo de dentro está fuera también, en comunicaciones masivas que la tecnología propicia.

La realidad se torna cada vez más diversa y compleja a una velocidad difícil de abordar. Se han debilitado los límites de lo real y de lo virtual. Lo no existente se torna existente como si fuera verdadero. Se educa a un niño, pero también a un pokémon.

Lacan XXI significa pensar de nuevo cada novedad, todas ellas son significativas. Con optimismo lacaniano, no todas catastróficas; sin embargo, prestarles oído es algo más que un acto de prudencia.

Las diferentes tipologías familiares y sus peculiares entramados, por mencionar un núcleo problemático; el hombre cada vez más sometido al objeto de consumo; tecnología que facilita y tecnología que esclaviza generando conductas diferentes de las conocidas tradicionalmente. Nuestra publicación virtual que hoy presenta su continuidad, deberá dar cuenta de estas preocupaciones.

Para gran parte de esta actualidad la FAPOL responde con nuevos proyectos, con nuevas iniciativas buscando acciones que acompañen el proceso.

La Red Universitaria Americana (RUA), de la que participan miembros de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP) es una propuesta para compartir un espacio de reflexión, de discusión y de extensión del Psicoanálisis a partir de la Universidad; los cinco Observatorios, han tomado a su cargo temas como violencia de género, medicalización infantil, autismo, drogo-dependencias y cuestiones de legislación que atañen a estas cuestiones; la Iniciativa Universitaria de Formación e Investigación (IUFI), es un nuevo proyecto dirigido a los analistas que están ligados transferencialmente a la Orientación Lacaniana y que por no ser miembros de la AMP, no pueden participar de RUA; la Red de Psicoanálisis Aplicado,(RPA),dirigida a los miembros que realizan su práctica en lugares asistenciales, y que enfrentan diversos problemas institucionales donde se hace necesario ajustar el perfil de nuestra práctica. Sumado a estos proyectos, el trabajo alrededor de las tres Escuelas de América, EOL, NEL y EBP, representa un compromiso de interlocución, de estudio y de intercambio tan valioso como necesario.

Un lugar especial, desde la FAPOL, lo ocupa la realización del ENAPOL, el año próximo, en Buenos Aires.

En efecto, el VIIIº Encuentro Latinoamericano de Psicoanálisis de la Orientación Lacaniana y el XXº Encuentro Internacional del Campo Freudiano, programados para los días 14 y 15 de septiembre de 2017, dará lugar a planteos acuciantes.

Titulado “Asuntos de Familia” -sus enredos en la práctica -será la ocasión especial para el estudio de nuevos modelos parentales, de imprevisibles vínculos familiares y de los conflictos que se generan a partir de ellos.

En cuanto al número #2 de la presente revista, conviene destacar la importancia y la vigencia de su contenido.

Contamos con un texto de Miquel Bassols, “Famulus”, que explicita dura y certeramente el sentido de la familia hecha a medida del fantasma de cada uno. Bassols, Presidente de la AMP, aborda el agudo conflicto: “Si la familia intentaba ordenar lo real del goce, lo real del goce reordena hoy la familia, y ello en formas tan dispares como sus equivalentes entre sí”.

Ernesto Sinatra, Presidente del VIII ENAPOL también escribe en relación con el anunciado encuentro y las urgentes reflexiones que el complejo tema suscita.

El Observatorio sobre la infancia medicalizada, cuya representante desde la NEL es Aliana Santana, presenta en este número, la tercera etapa de sus investigaciones.

Marcelo Veras se ocupa del nuevo proyecto propuesto por la FAPOL, la Red de Psicoanálisis Aplicado adelantándonos parte de su larga y nutrida experiencia realizada en Brasil al respecto, sus aportes tanto clínicos como teóricos enriquecen este número.

Partiendo del carácter apasionante que genera la Orientación Lacaniana, Gerardo Arenas, se interroga por el contagio de esta pasión en el dispositivo del Cartel, para mostrar que es a partir del Cartel que IUFI sostendrá y alimentará los lazos entre sus participantes y las tres Escuelas de América.

Tres analistas, uno de cada Escuela, fueron invitados a hacer un comentario de un párrafo de Lacan, con la finalidad de apreciar la actualidad de su enseñanza: Clara Holguin de la NEL, Carlos Augusto Nicéas de la EBP y Leonardo Gorostiza de la EOL.

También encontrarán en este número, los adelantos del Enapol, la primavera lacaniana en Buenos Aires, en palabras de sus Directoras, Alejandra Glaze y Viviana Mozzi, de la EOL, y sus corresponsales en la EBP: María Josefina Fuentes y en la NEL: Renato Andrade.

Queda por desear que la lectura del número #2 de Lacan XXI, resulte orientadora y polémica, esclarecedora y problematizante. Y expresar los mejores deseos para la tarea que nos espera

No se permiten comentarios.