EDITORIAL – Rômulo Ferreira da Silva – EBP-AMP

EDITORIAL – Rômulo Ferreira da Silva – EBP-AMP

Rômulo Ferreira da Silva
EBP-AMP

Queridos lectores,

Llegamos al quinto número de la Revista LACAN XXI.

Nuestros últimos Encuentros fueron orientados por la caída de la primacía de lo simbólico, por el avance de lo imaginario y por el tratamiento propiamente psicoanalítico de lo real. Hoy, escribo esta Editorial al tiempo en que nos estamos preparando para el Congreso de la AMP en Barcelona. En él, las nuevas articulaciones de los tres registros estarán referidas a la práctica lacaniana de las psicosis, ordinarias o no. Lo que será tratado allí, ciertamente tendrá consecuencias importantes sobre la clínica en general.

Este año estuvo repleto de acontecimientos políticos que movilizaron al psicoanálisis de Orientación Lacaniana.

Desde la conferencia de Jacques-Alain Miller en Madrid, nos involucramos en las discusiones sobre los distintos rumbos que toma el mundo amenazando el estado de derecho, poniendo en riesgo el propio psicoanálisis.

De esta forma, Lacan XXI consideró retomar los primeros Seminarios de Lacan a partir de su última enseñanza. Una secuencia lógica sugerida es retornar al Seminario, Libro 7, La Ética del Psicoanálisis.

La respuesta inmediata de nuestros colegas a esta convocatoria nos indica que tomamos un buen camino.

Bernardino Horne, Marcela Almanza y Oscar Zack nos enviaron los textos que abren la revista.

Bernardino aborda el Seminario 7 a la luz de la última enseñanza de Lacan junto a las valiosas contribuciones de Miller concluyendo que “El siglo XXI reserva grandes desafíos éticos, en la medida en que los avances genéticos, la manipulación del ADN, la procreación artificial, el mejoramiento de los datos genéticos, la sustitución de los órganos, la capacidad de producir alimentos para grandes poblaciones y muchas otras tendrán un desarrollo difícil de imaginar. El malestar que la civilización produce no será menor ni la felicidad mayor a pesar de tanta evolución.

Marcela, a partir de la “Prueba del Polígrafo” cuestiona el lugar del “evaluador” y del “evaluado”, convocando a “un esfuerzo ético en el que estamos comprometidos constantemente, como analista-analizante, para asegurar la existencia del psicoanálisis en este siglo, más allá de las coordenadas de la época y en una apuesta por la causa.”   

Oscar evoca que en el Seminario 7 “se capta lo inseparable de la ética con ideología y, como concierne a los analistas, el sentido político de la misma.” Apunta a la posición del analista lacaniano que evita sugestionarse por los cantos de sirenas, variaciones del discurso del amo, buscando “una práctica subversiva pero no revolucionaria” contra las identificaciones e “ilusiones de homogeneizar a los seres hablantes”. Termina su texto con una frase de Fernando Pessoa: “No hay normas. Todos los hombres son excepciones a una regla que no existe”

Podrán apreciar luego, seis textos enviados en respuesta a la invitación hecha a los miembros de las tres Escuelas de la FAPOL.

Gerardo Arenas aborda la ética en la experiencia analítica misma retomando y reinterpretando a Freud y a Lacan. Concluye distinguiendo “nuestro real” como lo que no se comparte con otras disciplinas en tanto “si la ética versa sobre el lazo, y toda singularidad es lazo, una ética de lo singular no sólo es deseable y posible, sino también muy viable”.

Cristina Martínez de Bocca recupera el término pudor en el texto de Lacan para pensar la ética en su forma actual.
Maria Bernadette Pitteri habla de los mitos del “brasilero bondadoso”, recordando a los indios y negros esclavizados, diezmados y segregados que continúan sufriendo los prejuicios que se tienen sobre ellos. Recurre a la filosofía para desarrollar la idea de que “Sólo el sujeto responsable es libre y, por lo tanto, ético”.

El texto de Verónica Carbone aparece en estrecha consonancia con el texto de Bernadette. Propone que la posición del analista no es heroica. Es una decisión que no pretende una neutralidad científica. Finaliza diciendo que “Nuestra Escuela Una es una Escuela Sujeto” compuesta por subjetividades que no comparten una ética universal.

Claudia Henschel de Lima aborda la génesis del sujeto neoliberal a la luz de la ética del siglo XXI valiéndose de los discursos propuestos por Jacques Lacan. Concluye que “… al localizar la pluralización del S1, correlato de la asunción del objeto a al cenit de la civilización, Lacan puede, junto con Guattari (1985) anticipar que, tratándose de neoliberalismo y el sujeto neoliberal, no hay idea alguna, no hay absolutamente nada…”

Marcela Antelo nos dice en su texto que el “malestar en la cultura persevera a través de las mutaciones que afectan a los lazos sociales”. Enfatiza el papel de la Escuela al recordar que los tres últimos encuentros de la EBP “dan la regla y el compás” para que acompañemos “las mutaciones de los gustos, los cimbronazos de la cultura, las metamorfosis ambulantes, como modo de hacer existir el deseo del analista” y que, frente a los horizontes urbanos, erótico y religioso que se presentan, “hay solo algunos analistas”.

La propuesta de abordar la ética del psicoanálisis en el siglo XXI no va sin la articulación de la Escuela de Lacan con lo social como lo pensó dese el Acto de Fundación. En 1967 estableció esa articulación más formalmente aún al proponer los grados: el AE orientado hacia la intimidad de la Escuela, el AME orientado hacia el exterior; respondiendo a las reglas del mercado, por cual, el psicoanálisis puede ser solicitado para rendir cuentas al “servicio de protección al consumidor”

La Comisión de la Garantía surge como el dispositivo que responde a esas exigencias a través de sus AMEs.

Elisa Alvarenga, ex presidente de la FAPOL, nos presenta un breve histórico de esa importante experiencia del lado americano de la AMP: “La Comisión de la Garantí AMP-América esta concernida por la formación en el interior de la Escuela, indica a los que serán nominados AME, y también considera la garantía que el AME debe representar en la ciudad, sometiendo y subvirtiendo al mismo tiempo el discurso del amo. Es la Escuela, como propone Miller, en su ser ambiguo, con alas analíticas y patas sociales”.
La FAPOL avanza. Los trabajos, desde los Observatorios y las Redes, tomaron proposiciones que garantizan una verdadera articulación entre las tres Escuelas de América.

LACAN XXI recogió las producciones recibidas de varios de los dispositivos existentes en esta federación, desde el último ENAPOL ocurrido en Buenos Aires en el 2017.

No hay pretensión de uniformidad del funcionamiento de estos dispositivos. Cada uno. A su tiempo y posibilidades de articulación, establece su ritmo de trabajo y de producción. Optamos por publicar en este número, los textos que transmiten el psicoanálisis de la Orientación Lacaniana que enfatizan la lógica que propone en trabajo que incluye a la EBP, la EOL y la NEL.

Son 15 textos! Vale la pena leerlos!!!!

Por último, mantenemos la rúbrica “Comentarios de los Escritos y Otros escritos de Jacques Lacan”. Esta rúbrica que no impone una regla en cuanto al tema a seguir, ha generado observaciones de varios colegas sorprendidos con detalles resaltados de los textos de Lacan, nuevas interpretaciones y reflexiones que contribuyen a la hora de retomar los textos ya leídos y trabajados años atrás.

En esta edición contamos con Marcelo Marotta quien comenta un párrafo del texto Observaciones sobre el informe de Daniel Lagache” abordando el tema de la ética. Se trata de un comentario que nos invita a retomar los textos presentados en este número bajo una perspectiva interesante: “Recordemos también que Lacan comienza a discutir su seminario “Aún” haciendo una referencia a la “Ética del psicoanálisis”, de manera tal que, tal vez ahora, podamos dedicarnos a este tema desde las distintas derivaciones que puedan surgir al considerar el goce femenino”

Gloria María González comenta una cita de la Proposición del 9 de octubre de 1967, que contribuye también a la propuesta temática de este número de LACAN XXI, al puntuar que ese texto nos coloca “en la vía de pensar los momentos cruciales del análisis y con ello nos invita a estar atentos a nuestra formación y participar activamente en pro de la existencia de la Escuela…”

Maria do Rosário Collier do Rêgo Barros, en su texto “Deseo y satisfacción” comenta un pasaje del escrito de Lacan “La significación del falo”. Allí resalta que el objeto es revelado “no como aquel que el deseo busca, sino como aquel que apunta para la satisfacción de una falta que no puede ser saturada”. Estamos advertidos así, sobre los imperativos de goce de nuestra época “que intentan hacer un cortocircuito con la dimensión del deseo”.

La FAPOL avanza, y con ella también nuestra LACAN XXI. Agradezco al Staff de la revista que trabajó mucho para que tengamos una “revista para ser leída”!

Pretendemos que ella ofrezca un panorama de nuestra comunidad analítica americana y transmita la fuerza del psicoanálisis en este continente!

Hasta la próxima.


Traducción: Silvina Rojas

No se permiten comentarios.