Declive del Padre, declive viril: ¿HACIA UNA NUEVA MASCULINIDAD?

Declive del Padre, declive viril: ¿HACIA UNA NUEVA MASCULINIDAD?

Beth Barone - “Onhografías” Fotografía analógica impresa sobre papel de algodón.

Beth Barone – “Onhografías” Fotografía analógica impresa sobre papel de algodón.

José Luis Obaid – Asociado a la NEL-Santiago

Algo de Época

En la historia de la Humanidad hubo un viraje en que la cultura patriarcal de la prohibición cede ante la cultura post-patriarcal del permiso y de la emancipación del sujeto respecto del despotismo, político o religioso. Arribo mancomunado de la ciencia y el capital que, permeando las subjetividades, apuesta por liberarlas no solo de la autoridad patriarcal, sino de lo que Freud llamó “las servidumbres del yo” –en tanto el sexo y la muerte afligen el narcisismo–, pudiendo así decidir sobre sus destinos.

El sintagma locura de la época nomina aquella ruptura con la experiencia tradicional de la vida. Uno de los efectos son las subjetividades enfrentadas a la inconsistencia de la dimensión simbólica, en donde no hay más creencia en los significantes de la tradición como fuente de ordenamiento de los goces.

Lo que llamamos feminización del mundo es la modificación en la lógica del Otro social que pasa del “para todos” y la excepción a una lógica no-todo en donde no hay Ideal ni garante de la ley.

Virilidad cuestionada

Ya en 1998 el sociólogo Pierre Bourdieu escribió: “la virilidad, entendida como capacidad reproductiva, sexual y social pero también como aptitud para el combate y el ejercicio de la violencia es, ante todo, un peso”, diría, para los propios hombres. Es decir, el peso específico de los hombres en la dirección de la cultura contemporánea cayó por su propio peso.

Desprendo entonces, que interrogar la virilidad no sería un efecto tan sólo de la interpelación que los hombres enfrentan, hace algunos años, desde lo que se ha llamado la cuarta ola feminista. La pregunta por la virilidad es también un efecto de las implicancias que tuvo y ha tenido el transito al capitalismo moderno. Asunción y triunfo del zeitgeist que se fue gestando desde mediados del siglo XVIII en una lógica de exclusión con el orden de las tradiciones.

El Padre: masculinidad y machismo

Ciertos feminismos sostienen que el machismo es una consecuencia de la vigencia del discurso Patriarcal.

Para el psicoanálisis, la relación entre función paterna y masculinidad está en su genealogía en lo que llamamos Edipo, que Lacan formaliza en tres tiempos escandidos y articulados contingentemente con consecuencias en su desenlace ideal. En la madre, al ser privada del falo, y en el niño, al constituir su deseo ya no como deseo de la madre, sino como deseo de deseo que apunta en el horizonte al falo. También en el padre que, si ha operado, responderá con el recurso al don en la medida que si tiene el falo y no lo es puede también donarlo. Dando las insignias para que el niño, en este caso varón, en el despertar adolescente ejerza su masculinidad. Hablamos de la castración.

Para las fórmulas de la sexuación Lacan considera el mito de Tótem y Tabú. En ellas el padre real halla su localización en la excepción que posibilita el todo. El hombre en tanto todo se inscribe mediante la función fálica por la existencia de esa X que niega la función fálica o la esencia fálica que es tender a cerrase en sí misma. La castración como operación real.

La declinación paterna es desaparición de la excepción, es decir supresión de las diferencias y las singularidades. Ineficacia del padre para negar la esencia fálica, permitiendo señalar: hay machismo cuando no hay padre. El machismo consumado en la violencia contra las mujeres es signo de la decadencia patriarcal: se apela a la fuerza cuando no hay autoridad.

Del Edipo al Tótem y Tabú

El debilitamiento progresivo en la enseñanza de Lacan de la función del padre, indica que el padre es sólo una forma que asegura una función, la castración. Única experiencia tradicional de la vida con prescindencia del agente que la inscriba en la estructura.

Retomo el Edipo. En el tercer tiempo el padre aparece en tanto hombre; masculino, potente y capaz de donar lo que tiene. Transformación del padre a varón que le permite al niño constituirse en la dimensión masculina. Encrucijada de la solución masculina por la vía de la identificación al padre. En tanto viril, no se es más que la propia metáfora de éste. Virilidad constituida en segundo grado como virilidad del padre, sin poder aspirar a una autenticidad viril. Al intentarlo sólo evidencia lo ridículo de la misma. Por ello el Edipo en Lacan es descartable, pero no la castración.

Así, Tótem y tabú resulta un franqueamiento, pues si esa autoridad conferida tiene algo de oscuro es porque nunca podrá ser asimilada al registro transitivo de lo fraterno. Si luego del asesinato y el acto canibalístico el padre sigue existiendo en la figura del tótem, es porque de él queda un resto imposible de incorporar por la fratria.

Diremos que tanto Freud como Lacan, pensaron la posición masculina en términos de una cesión. En Freud, el empobrecimiento libidinal del yo en beneficio del objeto supone la operación paterna que ¿hace que? conmoviendo el narcisismo originario este se desplaza al objeto. En Lacan es negación de la esencia fálica.        

Fórmulas de la sexuación: una nueva masculinidad.

La masculinización depende más bien de la distancia con el padre, pues el niño no sería ipso facto por la vía de la identificación alguien que lo duplique. Sería, como fue señalado, del orden de lo ridículo. La disyuntiva para el niño es, más bien, qué quiere ser frente a una mujer. Distinto a qué es un padre.

La producción de la virilidad es la castración y no el padre, el cuál secundariamente y por la vía de la identificación presta un apoyo simbólico-imaginario. Alude a un real.

La virilidad, en un plano más real, pone en juego el problema de cómo un hombre se las arregla con el Otro sexo. Habiendo un imposible como vacío de escritura sobre la relación sexual, es necesario inventar. La verdadera virilidad implica creer que una mujer puede revelarle algo al hombre que le es desconocido.

La castración, como operación real, se ubica en torno a ese algo que dice no a la función fálica, comportando para el hombre la posibilidad de que goce del cuerpo de la mujer… de que haga el amor.

¿Nostalgia heteronormativa? Lacan va más allá de la problemática de la prohibición, del Edipo, despejando el goce femenino como excepción al goce fálico, fuera del penisneid. Positivización del goce y abandono de la negativización articulada a la falta. El binarismo goce masculino/goce femenino permite a Lacan generalizar el goce femenino hasta transformarlo en el régimen del goce como tal, no edípico. Que no tiene que ver con la negatividad del deseo y reduce al acontecimiento de cuerpo. Acontecimiento de goce independiente de la posición femenina o masculina. Hay un resto de goce que no corresponde a la dialéctica fálica también en los hombres.


NOTAS:
1.Barros, M. La madre: apuntes lacanianos. Grama Ediciones, Buenos Aires, 2018, p. 9.
2.Idem. P. 10.
3.Velázquez, J. F., Psicosis ordinarias: una mirada desde la clínica borronea. NEL-Santiago, 2018, p. 28.
4.Velázquez, J. F., “Lo femenino hoy: fenómenos de masas v/s autismo de goce”. Bitácora Lacaniana, Revista de la Nueva Escuela Lacaniana, NEL. Grama Ediciones, Buenos Aires, N°3, Octubre 2014, pp. 197-203.
5.Chacón, P., “Qué es un hombre: intelectuales y psicoanalistas analizan la nueva virilidad”. https://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:sBa5h2EdaI8J:https://www.clarin.com/psicologia/hombre-intelectuales-psicoanalistas-analizan-nueva-virilidad_0_S18PLtM2D7x.html+&cd=1&hl=es-419&ct=clnk&gl=cl
6.Idem.
7.Gandolfo, R. E., “Paternidad y posición masculina”. Seminario de la EOL Machismo.23 de mayo del 2019. Desgrabación por Bruno Masino.
8.Ons, S., “El machismo en el ocaso del padre”, https://www.pagina12.com.ar/170423-el-machismo-en-el-ocaso-del-padre
9.Idem.
10.Gandolfo, R. E., Op. cit.
11.Idem.
12.Ons, S., Op. cit.
13.Idem.
14.Gandolfo, R.E. Op. cit.   
15.Idem.
16.Chacón, Pablo. “Qué es un hombre: intelectuales y psicoanalistas analizan la nueva virilidad”. https://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:sBa5h2EdaI8J:https://www.clarin.com/psicologia/hombre-intelectuales-psicoanalistas-analizan-nueva-virilidad_0_S18PLtM2D7x.html+&cd=1&hl=es-419&ct=clnk&gl=cl
17.Ons. S. Op. cit.
18.Tendlarz, S. E., “La distribución sexuada en el seminario 20 de Lacan”. http://www.lacan21.com/sitio/2018octubre/

No se permiten comentarios.