Qué es lo traumático?

Qué es lo traumático?

Difusión XIV Jornada de la Escuela Brasilera de Psicoanálisis. Sección Pernambuco

Difusión XIV Jornada de la Escuela Brasilera de Psicoanálisis. Sección Pernambuco

María Eliane Neves Baptista – EBP – AMP

El trauma es, ante que nada, un acontecimiento imprevisto, insensato, que se instala a partir de los efectos del síntoma y de goce engendrados en el cuerpo.

Freud trata la naturaleza del trauma en Estudios sobre la histeria1, y posteriormente en Introducción al simposio sobre las neurosis de guerra.2

Freud descubrió que la histérica sufría por las reminiscencias de un trauma de seducción que se constituye como una defensa frente al recuerdo de un encuentro con lo sexual.

Escribió Phillipe La Sagna:

En la perspectiva freudiana, el acontecimiento es contingente, y es la sexualidad en tanto tal la que es verdaderamente traumática. El trauma aparece como el anudamiento de dos reales: el acontecimiento traumático de un lado y, del otro, la incidencia de la sexualidad en el fantasma. Eso refuerza el malentendido del trauma.3

El sentimiento de extrañeza, la ausencia de significación, la angustia, las pesadillas que surgen de ello, llevan al sujeto a perder la noción de lo que sucede en la realidad.

En el caso Emma (1895), el trauma de seducción es trabajado por Freud en Proyecto para una psicología para neurólogos4, donde ilustra la noción de aprés-coup, y en Tres ensayos sobre la teoría de la sexualidad5. Emma se encuentra dominada por la idea compulsiva de no poder entrar sola en las tiendas e asocia este hecho a un recuerdo de sus 12 años. Al entrar a una tienda, ve a dos vendedores riendo y huye asustada. Recuerda que ellos se reían de sus ropas, y ella sintió atracción sexual por uno de ellos.

Emma estuvo dos veces en una confitería para comprar dulces, y, en la primera vez, mientras el pastelero ríe, le toca los genitales por encima de la ropa. El encuentro con el deseo sexual del Otro, frente al que el niño se encuentra, constituye para Freud la escena de seducción.

Pero es sólo en un segundo tiempo, cuando ella tenía 12 años de edad, en que el acontecimiento es interpretado como sexual y adquiere valor de trauma. La dimensión enigmática de ese encuentro es lo que produce un efecto traumático posterior, que no se define por la escena de seducción, sino por sus consecuencias.

Si en la teoría freudiana el encuentro traumático es cuestionado por el tema de la seducción, Miller señala que Lacan considera que el verdadero núcleo traumático es la relación de lalangue con el cuerpo.6

Lacan introduce el término lalangue como separado de la estructura del lenguaje.7 Al pertenecer al orden de lo singular, lalangue no tiene significación, y en la teoría lacaniana, es un intento de vehiculizar lo real imposible de ser simbolizado. El impacto causado por las palabras escuchadas, incomprensibles e inarticulables, toca el cuerpo e indica la dimensión del agujero, propio del traumatismo.

Es lalangue incidiendo en el cuerpo y tiene valor de trauma.  De esta forma, en la segunda escena en el caso Emma, la risa del pastelero, hace resonar lo real de lalangue por la vía del enigma, aquello que no tiene significación; o sea, no tanto el acontecimiento en sí mismo, sino la perspectiva de un goce imposible de simbolizar.

Recientemente recibí en mi consultorio un niño de 7 años, llamado Lucas, cuyo padre desapareció de la casa cuando él tenía 6 meses de edad y nunca más volvió. Su madre busca atención debido a las dificultades que presenta en permanecer en el colegio y relacionarse con chicos de su edad. Cuenta que Lucas siempre busca niños más pequeños para compartir juegos, que, según ella, son muy infantiles para su edad.

En la entrevista, la madre de Lucas refiere que poco tiempo después de ser abandonada por el marido, se enamoró de una compañera del trabajo con la que establece una relación homosexual, y con quien Lucas mantiene una buena relación.

Cuenta también que, en una ocasión, cuando volvía de una fiesta de cumpleaños infantil donde los chicos estaban acompañados por su papá y su mamá, Lucas, que hasta entonces no había preguntado nada sobre su padre; preguntó sobre él, ¿“Dónde está mi papá?”. La madre le respondió contándole lo que había ocurrido, “Tu padre viajo y nunca más volvió. Ahora vos tenés dos madres”.

En la entrevista con Lucas, dice que no le gusta quedarse en el colegio porque, sabiendo que la mama no lo va a dejar, siempre tiene miedo de que ella no llegue a buscarlo al finalizar su clase.  Piensa que su mama puede olvidarse de él, y dice: “Tengo miedo de mi pensamiento”. El miedo de Lucas, señal de la presencia de un real, le provoca angustia.

En una sesión en la que entra acompañado de la madre, dibujo una casa. Cuando se le pregunto por quien vivía en esa casa, dijo “En esta casa no hay padre, solo madre”.

Las investigaciones sobre los nuevos modos de familia, con parejas del mismo sexo, reflejan mucho más las preocupaciones de la pareja homosexual que la de los niños. La clínica psicoanalítica se ha confrontado con esos cambios en la constitución familiar y ha constatado, cada vez más, que la formación de la pareja no siempre tiene una connotación heterosexual.

La realidad familiar con la que Lucas vive, obligatoriamente, no va a constituirse en un modelo de identificación. El hecho de tener dos madres no es determinante para él elija ser niño o niña. Él eligió como sustituto paterno a la compañera de la madre, que le permite dar sentido a lo que antes no tenía, demostrando que las funciones hombre y mujer necesariamente no corresponden a las de padre y madre.

Lo que constituye una cuestión para Lucas es la marca de desaparición del padre; el escenario familiar del abandono. Lucas sufre por lo que es real, el encuentro con lo imposible de soportar que se hizo enigma.

Confrontado con el vacío, ante el no saber, él vive aquello más doloroso que puede sufrir un niño por la ausencia de las palabras del Otro; el sentimiento de rechazo que lo toco en su ser.

Miller dice lo siguiente: “En el primer momento, hay un hecho que no se integra, un hecho sin sentido, y que solo en un segundo momento, el hecho de eso traumático podrá tener un sentido […] “dans un premier moment, il y a un fait que’on n’intègre pas, un fait sans sens, et que dans un second temps seulement, le fait du traumatisme pourra avoir ce sens”8.

El pensamiento de Lacan respecto del traumatisme es que: “Inventamos un truco para llenar el agujero en lo real, allí donde no hay relación sexual, uno se inventa”9

Lucas tiene un interés especial por la familia del analista. Pregunta cuantos hijos tiene, cuál es su edad y a que colegio van. En la relación transferencial, aún hay necesidad de inventar salidas delante de la opacidad del trauma que la vida le impuso.

Traducción: Laura Fangman

NOTAS:
1 Freud, S., “Estudios sobre la histeria”: Breuer y Freud (1893-1895), O.C. Tomo II Amorrortu. Buenos Aires,1975
2 Freud, S., “Introdução à psicanálise e às neuroses de guerra” (1919), Edição Standard Brasileira das Obras Psicológicas Completas, V. XVII, Imago, Rio de Janeiro, 1989.
3 La Sagna, P., “Les malentendus du trauma”, la Cause du Désir, Nº 86, Mars de 2014, p. 40, tradução livre.
4 Freud, S., “Proyecto para una psicologia científica” (1950 [1895]), OC TIV.  Amorrortu, Buenos Aires 1975.
5 Freud, S., “Tres ensayos de teoria sexual” (1905), O.C. Tomo VII Amorrortu, Buenos Aires 1975.
6 Miller, J.-A., El ultimíssimo Lacan, Paidós, Buenos Aires, 2013.
7 Lacan, J., El Seminario, libro 20 Aún (1972-1973), Paidós. Buenos Aires, 2001.
8 Bonnaud, Richard. “Encore des coups”, La Cause du Désir, Nº 86, Mars de 2014, p. 127, tradução livre.
9 Lacan, J., El Seminario, libro 21 Le non-dupes errent. Clase de 19 de febrero de 1974. Inédito.

No se permiten comentarios.