Editorial Lacan 21 nº10

Editorial Lacan 21 nº10

Iordan Gurgel – EBP/AMP

Estimados lectores!

Les presento el número 10 de la Revista LACAN XXI de FAPOL, que tomó como causa para su construcción el tema de X ENAPOL – “Lo nuevo en el amor. Modalidades contemporáneas de los lazos”, con mayor resonancia al amor. En tiempos tan difíciles, ya anunciados por Rómulo en el editorial del número anterior, nada más razonable que solicitar a los compañeros a hablar de aquello que está en el psicoanálisis desde el comienzo o, más precisamente, antecedió efectivamente su inicio. Finalmente, ¿no fue Breuer que, asustado con el amor de transferencia, se negó a continuar con el tratamiento de Ana O? La historia sobre el amor de una hija por su padre, su enfermedad y los efectos transferenciales, resultó en un libro, “Estudios sobre la histeria”, considerado la obra inaugural del psicoanálisis.

Así como en la experiencia analítica, en esta edición casi que no haremos otra cosa sino hablar del amor. Este tema ha movilizado a los colegas de las tres Escuelas de FAPOL y del Campo Freudiano que respondieron a la convocatoria pública de escribir sobre el tema. El resultado, publicado en las diversas rúbricas, y también en las ilustraciones y en las manifestaciones artísticas, en este número ganan un status diferenciado – Psicoanálisis y Artes –, con la curaduría de Beatriz García y Graciela Allende. Esta sección contempla la vena artística de nuestros compañeros analistas – y que agradable sorpresa recibir tantas contribuciones! – algunas aquí presentadas y otras que pasan a integrar el acervo de LACAN XXI.

En estas páginas encontrarán un enfoque diversificado que puede contribuir en el debate sobre el amor, que pulsa, reverbera y va a encontrar su lecho de exposición en el X ENAPOL. En este marco, con el propósito de provocar la curiosidad y conducir a la lectura, presentamos aquí algunas pistas de lo que tenemos por delante. Comenzando por la entrevista con J.-A. Miller* que, realizada en 2010, continúa muy actual – “solo se ama verdaderamente a partir de una posición femenina”. ¡Amar, feminiza!

A continuación vamos a encontrar, “entre el goce y el deseo: la ventilación amorosa”; y afirmaciones contundentes: – “el psicoanálisis es una cura por el amor”, “no existe El amor”; acompañadas de preguntas intrigantes: ¿los analistas también aman? Y ¿será que se puede a(r)mar un cuerpo a partir del amor narcisista? ¿”Demasiado Amor” a partir de la lógica del no todo? “¿Es esto amor? “– …un decir en cuanto acontecimiento”… que se puede leer en una experiencia analítica!

Otras cuestiones son aún más provocativas: “¿por dónde entra el amor?”. ¿Qué es necesario “callar en el amor” para dar lugar al giro en dirección a un nuevo amor? . Y ¿cómo pensar “la soledad del UNO en las invenciones en la alianza amorosa”, sino por la erótica de la contingencia? – enlazarse a partir de sus Unos-solos!

En este recorrido, hicimos paradas obligatorias para saber sobre las “víctimas del amor en las pantallas”; “el amor analítico” que apuesta en las pisadas del nuevo amor; y “la función del amor en la época neoliberal”. Aun siendo un camino largo, vale la pena parar para leer sobre: “una condición de amor, donde no hay relación sexual”; “elecciones sexuales y amorosas”; “el amor y el orden de hierro” y “el poder de la escritura”. Y aún, continuar preguntando: “dar lo que no se tiene”, ¿sigue siendo una buena definición del amor? Y sobre “lo insípido en el desarreglo de un amor”, ¿el deseo del analista opera?

También vamos a visitar “Los Escritos” y allí, hablando de la subversión del amor de transferencia, observamos que el analista es “un compañero que tiene la chance de responder”, de una forma diferente. Y continuando el recorrido, verificamos que la paradoja de “una pequeña enormidad” es constatar que el discurso analítico, trae una promesa: introducir lo nuevo – eso a partir del campo que produce el inconsciente, cuyos impasses se revelan en el amor.

Pero no solo de amor escriben los analistas en esta revista! En la rúbrica Psicoanálisis en la ciudad,que hace justicia al principio de que el analista debe estar presente para corresponder ala subjetividad de la época, encontramos algunas contribuciones que tratan, por ejemplo, de estos tiempos de pandemia: ”negacionismo y los campos de concentración”, resultado de la alianza del discurso del amo y la pulsión de muerte, a la experiencia de los compañeros que hablan de la “invención en PAUSA” en tiempos de pandemia. Pero, con “el psicoanálisis en la institución carcelaria”, veremos que el analista es capaz de responder, con su presencia, a lo “imposible de soportar”.

Y hay más! – para no decir que no hablamos de cuentos y poemas, les presento a nuestros artistas que nos hacen sentir: …soy ‘Soul’… que en la tierra amor germina; y para “concluir”, ellos nos invitan a recorrer el “laberinto”, saludar a todos con “esperanza” y, por saber que “el amor no es para cobardes”, nos dejan una pregunta latente: …¿que quedará del mundo que tuvimos?

Ahora si, estamos en los finales, con “abrazos” a todos y a cada uno de los lectores y con agradecimientos a aquellos que contribuyeron para que el amor, en la forma de estos escritos, pudiera aparecer de forma tan contundente. Aprovecho para invitarlos para otro encuentro, el americano, en los días 8, 9 e 10 de Octubre próximo – después del cual, al decir del poeta, “no sé si volveremos iguales o diferentes”.

Axé! – pero no sin antes dar un Viva! a mis compañeros de Bureau, Viviana y Ricardo, al Concejo de FAPOL, a la Comisión editorial: Adolfo Ruiz, Beatriz Garcia, Cleyton Andrade, Fernanda Otoni, Graciela Allende , Jussara Jovita, Patricia Tagle, Paula Kalfus, Silvina Rojas y a todos los autores, traductores y lectores tocados por la pulsación del amor.

*Agradecemos a J.-A.Miller por haber autorizado la publicación.

No se permiten comentarios.