Una invención en PAUSA1

Una invención en PAUSA1

Dolores Amden, Fernanda Mailliat, Nicolás Mascialino*

Señalo que como siempre los casos de urgencia me enredaban mientras escribía esto. Escribo, sin embargo, en la medida que creo deber hacerlo, para estar al día con esos casos, para hacer con ellos el par2.

Con el inicio de la pandemia la resolución de implementar el aislamiento social preventivo y obligatorio por parte de las autoridades sanitarias locales, debimos cerrar nuestras puertas por primera vez y dejar en una pausa inquietante los tratamientos que estábamos llevando hasta el momento y la posibilidad de tomar nuevas consultas.

Dentro del equipo de PAUSA no tardó en hacerse escuchar la pregunta: ¿Qué hacer ante esta actualidad? El dispositivo entró en urgencia cuando nuestras rutinas de trabajo, la atención presencial, ya no funcionaban ante una crisis de orden global. ¿Cómo poder estar de vuelta de nuestra propia urgencia en el momento en donde el mismo dispositivo se veía amenazado?

Se hicieron más evidentes dos coordenadas a tener en cuenta para pensar las urgencias: el contexto de crisis y el tipo de abordaje clínico que proponemos a quienes nos consultan. Este debía modificarse. La crisis, al decir de Guy Briole, “es un significante que resuena en los tres registros donde encuentra como declinarse: hundimiento de lo simbólico, emergencia de lo real sin ley o, también, fisura de lo imaginario, con una imposibilidad de poder sostenerse en el espejo de la época”3. La crisis sanitaria irrumpía en los modos que tuvimos de entenderlas clásicamente, ya que la práctica misma entraba en crisis con este panorama de cuerpos confinados.

La implementación de un dispositivo virtual, PAUSA online, no fue sin repensar qué tipo de lazo íbamos a tener con la ciudad en esta coyuntura. A su vez, teníamos presente que la crisis generalizada no debía aplastar la orientación de convertir cada urgencia en una urgencia subjetiva.

Clínica de la admisión

La siguiente pregunta se impuso: ¿Cómo hacer el par con estas demandas, para elevarlas a la categoría de caso? De caso de urgencia, preservando el imposible que anida entre el sujeto y el analista. Es así como lanzamos nuestra oferta a la ciudad y los llamados no tardaron en llegar.

Una entrevista de admisión no es una instancia burocrática, es un encuentro que abre una dimensión temporal donde hay que arribar a una conclusión que decante del recorrido de dos tiempos lógicos anteriores. En “Los tiempos lógicos y el aserto de certidumbre anticipada. Un nuevo sofisma” Lacan destaca las mociones suspendidas y la vacilación como claves para que de ese segundo momento -momento de comprender- decante lógicamente en una conclusión. La misma entrevista se vuelve una pausa activa que apuesta a desplegar un tiempo de comprender ubicando aquello que se le ha vuelto insoportable al sujeto. Ella es en sí misma un proceso que puede durar una o varias entrevistas de acuerdo a la particularidad del caso.

El analista en la urgencia, ya desde la instancia clínica de las entrevistas de admisión, interroga lo real, lo enmarca partiendo de la suposición de existencia del inconsciente y del goce que este comporta. Distinguimos dos dimensiones en la admisión: una que se ocupa de los dichos de quien consulta para darle un contexto a la urgencia, para hacerla hablar; y otra que contempla las posibilidades y limitaciones del propio dispositivo.

En este nuevo marco, que implicó el pasaje de los consultorios a las pantallas, tuvimos que volver a inventar sobre el invento PAUSA online, ya que el dispositivo no podía simplemente replicarse en un nuevo formato. El estar privados de los detalles que la presencia de los cuerpos nos aporta implicó un obstáculo al momento de captar la complejidad de algunas presentaciones. ¿Cómo calcular el alcance de una vacilación fantasmática, de una irrupción de goce, de la inminencia de un desencadenamiento o de la gravedad de un desborde de angustia, si no contamos con el encuentro presencial con quien nos consulta? Fue por ello que se sumó una instancia necesaria en el proceso de rectificación de la demanda: las preadmisiones.

Ellas tienen la forma de un llamado telefónico previo a la entrevista virtual con un admisor donde, sin dilación, se da lugar a la palabra de aquél que se encuentra en urgencia. Es la puesta a punto de la escucha para dar paso o no a la admisión. Puerta de entrada al tratamiento en PAUSA.

Entendemos la preadmisión como la ampliación del instante de ver. La antesala de la admisión que permite captar el primerísimo momento donde la urgencia es dirigida a un Otro. Preadmisión, admisión y tratamiento inauguran una nueva versión de la clínica entre varios, que en los casos de urgencia constituye una herramienta fundamental.

Apostar a la transferencia

“La urgencia aparece como una ruptura en la línea del tiempo, saca al sujeto de sus rutinas y lo fuerza a elaborar una nueva relación con lo real”4. En algunos casos esa ruptura produce una discontinuidad en la vida del sujeto que precipita pasajes al acto, actings out y desbordes de angustia, entre otras presentaciones clínicas. El llamado inicial a PAUSA es un pedido que en sí mismo abre la dimensión de un Otro y, a su vez, inaugura el proceso para ponerlo en forma.

Las preadmisiones, como tiempo intermedio entre el pedido de tratamiento y el encuentro con el admisor, revelaron en algunos casos tener un efecto terapéutico. La escucha proponía una primerísima edición de los dichos del consultante, inyectando el germen de la transferencia que se intenta construir. La urgencia es la demanda del analizante enpotencia, lógicamente anterior al establecimiento de la transferencia5, de allí nuestra apuesta.

PAUSA online no se constituyó solamente como un lugar de escucha sino también como un lugar de respuesta, donde el decir sufriente inicial de una consulta, tenga la posibilidad de tomar la forma de pregunta singular.

Más que nunca, creemos que esta frase vuelve a cobrar actualidad: “Por lo menos ahora podemos contentarnos con que mientras dure un rastro de lo que hemos instaurado, habrá psicoanalista para responder a ciertas urgencias subjetivas”6.

Psicoanálisis Aplicado a las Urgencias Subjetivas de la Actualidad. PAUSA es un centro de atención psicoanalítica que desde el año 2005 ofrece tratamientos breves orientados a la resolución de las urgencias subjetivas de nuestra época.

 

*Integrantes del equipo de Admisión de PAUSA

 


1 Psicoanálisis Aplicado a las Urgencias Subjetivas de la Actualidad. PAUSA es un centro de atención psicoanalítica que desde el año 2005 ofrece tratamientos breves orientados a la resolución de las urgencias subjetivas de nuestra época.
2 Lacan J, “Prefacio a la edición Inglesa  del Seminario 11”.
3 Briole, G., “El trauma: momento de crisis por excelencia”, Revista El psicoanálisis, N° 27, España, ELP, 2015.
4 Seldes, R., La urgencia dicha, Buenos Aires, Editorial Diva, 2019.
5 Miller, J.-A., “El esp de un laps”, en El ultimísimo Lacan, Buenos Aires, Paidós, 2013, p. 19.
6 Lacan, J., “Del sujeto por fin cuestionado”(1966), Escritos 2, Buenos Aires, Siglo XXI, p. 266.

No se permiten comentarios.