Scroll to top

Editorial Lacan 21 nº14


lacan21 - 29 de mayo de 2024 - 0 comments

Mónica Febres Cordero

Los que hacemos Lacan XXI no queríamos que el XI ENAPOL, “Empezar a analizarse” (Buenos Aires, septiembre 2023) se vaya rápidamente, siguiendo el ritmo vertiginoso de los tiempos. Quisimos hacer nuestras las palabras de Ricardo Seldes para alargar el tiempo, dar lugar a la reflexión, y lograr extraer consecuencias del acontecimiento ENAPOL. El staff de la revista, así como nuestros invitados, detuvimos el tiempo para darle una vuelta más, otra lectura a las intervenciones en las mesas y a las conversaciones que se sucedieron en este XI Encuentro.

Agradecemos a cada autor, a cada respuesta, así como al cuidadoso trabajo de los traductores. Traducir, ¿no es ya una lectura más?

Como una provocación para la lectura quiero introducir algunas palabras sobre su contenido:

Conversación inacabada con Ricardo Seldes y Fernanda Otoni

Retomo ecos y conversaciones con Ricardo y Fernanda, conversaciones abiertas, en curso, no acabadas. Retomar, por ejemplo la reflexión de Ricardo: extraer consecuencias y no dejar dormir los saldos (¿lo que queda?) de los Encuentros, como el XI ENAPOL. Eso daría lugar a nuevas y otras conversaciones. Para Ricardo, hablar  “bajito” la lengua del Otro permite hacernos oír y posibilita la transferencia al psicoanálisis. Fernanda sostiene la importancia de la conversación federativa entre las tres Escuelas que forman la FAPOL y propone que lo federativo haga lazo de cada lalengua hacia una lengua común. Las conversaciones dentro de la FAPOL, permitirían la percusión de las ideas, así como de los avances clínicos en cada instancia. Manera única de que el psicoanálisis subvierta.

Entrevista a Mauricio Tarrab, por Paula Kalfus, Gustavo Moreno y Mariana Schwartzman

Resalto la última pregunta de la entrevista, la que concierne a la formación del analista y que incluye un tiempo proyectado al futuro: “la posición abierta a lo que vendrá”. Al responder, Tarrab destaca el dispositivo analítico como “…el lado de la formación que depende de lo que se transmite en la experiencia analítica”. Orientación a lo que vendrá que toca los tres pilares del psicoanálisis… la historia, la repetición, y la estructura.

Entrevista a Marcus André Vieira, por Mariana Schwartzman y Gustavo Moreno

Mariana Schwartzman y Gustavo Moreno le hacen a Marcus André Vieira una entrevista que, como dice Vieira, permite “hablar un poco más”. A mi juicio, una entrevista lograda es ya una lectura que permite esa ganancia, ese “poco más” sobre los temas trabajados.

Iordan Gurgel retoma los ecos del ENAPOL en su texto “Analista presente”. Discute la política del psicoanálisis lacaniano en instituciones y concluye: “Así, el uso del psicoanálisis en las instituciones, al respetar la singularidad del sujeto … produce efectos significativos sobre los saberes establecidos. Es una forma del discurso analítico someterse al discurso del amo, y también subvertirlo[1].”

En “Reverberaciones del XI ENAPOL: amor de transferencia, real y cuerpo” Jussara Jovita Souza da Rosa recuerda que el XI ENAPOL invitaba a pensar qué y cómo se instala hoy en día ese misterioso amor llamado transferencia. Recorre, entre otros, un texto de C. Leguil y propone considerar en la práctica analítica la transferencia vinculada a la realidad sexual del inconsciente, al cuerpo y a lo real.

Gustavo Ramos en “Las marcas del sujeto” hace un interesante recorrido y anota: “Cernir el punto de goce del Otro sobre el sujeto no implica victimizarlo … al contrario, hace que el ser hablante pueda vérselas con aquellas marcas dejadas por el encuentro con el Otro y crear algo nuevo a partir de eso”.

Renata Mendoça escribe “Nada será como antes, mañana”[2]Toma el tema de una canción de Milton Nascimento e Ronaldo Bastos para introducir un tiempo que se anticipa: el mañana ya es hoy. Nombrarse negro puede estar en la novela familiar, en el fantasma, en la historia del sujeto. El analizante, al decir sobre su cuerpo negro, hace agujero, diluye al Otro, de la verdad … de lo que es ser humano. Concluye: el “nada será como antes” es un momento fructífero, si el psicoanalista no se hace especialista de la des-identificación”.

Tres preguntas a Clara Holguín, por Mercedes Iglesias, Beatriz García Moreno y Adolfo Ruiz

Respecto a las preguntas de la entrevista, anotamos algunas respuestas de Clara para Lacan XXI. El sujeto se enfrenta a un real, fuera de sentido, fuera de saber, frente a lo que se requiere establecer un lazo de palabra “…anudar esa urgencia al campo del Otro, pero no de cualquier modo”. Propone que el síntoma se usa, lo que introduce la idea de una “medida” singular.

En el texto, “Efectos del saber en la experiencia analítica”, Mercedes Iglesias retoma la problemática del saber en el recorrido analítico y, a través de una lectura fina y al detalle, se refiere a diferentes intervenciones durante el ENAPOL que trataron el tema.

En “Las entradas en análisis, entre la urgencia y la paciencia”, Beatriz García Moreno se pregunta si los tiempos de la urgencia y los de la paciencia en los que ella se detiene permanecen durante el trabajo analítico. Existen diferentes tipos de urgencia, sostiene, aunque es una particular la que lleva al análisis.

En su escrito “La mesa a la que no asistí”,  Jorge Forbes escribe sobre el desencuentro (¿inevitable?) en cada encuentro.

 


[1]  Miller, J.-A., Cuestión de Escuela: propuesta sobre la garantía, en Opción Lacaniana online, Año VIII, 2017.

[2]  Canción de Milton Nascimento e Ronaldo Bastos (1972). Se agrega el signo de interrogación para decir que el mañana ya es hoy.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *